Bote de cristal reciclado con regalo para el día de la madre

¡Buenas! Hoy os voy a enseñar el regalo handmade que le hice a mi madre por el día de la madre, un foulard en un bote de cristal reciclado. La foto ha quedado un poco regu, pero no había mucha luz y la hice con el móvil. A ver cuando me da mi cuñado, que es fotógrafo, un curso para manejar la super Nikon de la familia…

En fin, este es el regalo, en resumen, un bote de cristal reciclado de salchichas reconvertido a jarrón para flores que he aprovechado para además presentar el foulard que le regalé envuelto como si fuera una rosa con papel de seda verde.

Bote de cristal reciclado
Bote reciclado
Para realizarlo utilicé varios materiales que os explico a continuación en el paso a paso.
+

Por supuesto el tarro, pintura de acabado tipo tiza, hilos de lana y cuerda natural, pistola de pegamento en barra y barniz para proteger tipo el que se usa en decoupage.
Empecé por poner con la pistola caliente el relieve del tarro
Después con la pintura acabado tiza de Americana Decor en blanco pinté  el tarro (necesité tres capas, aunque no tuve que esperar apenas entre una y otra ya que secó muy rápido).
A continuación pinté con color “retro vintage” de Americana Decor el corazón por dentro y le añadí con la lana de color coral un poco de volumen a las letras pegando los trocitos de hilo con pegamento líquido y le di varias vueltas a la parte de arriba con cuerda natural. Por último barnicé todo con el barniz de decoupage para que la cuerda no se deshilachara y proteger un poco el jarrón.
Bote cristal reciclado
Bote de cristal reciclado
Para la etiqueta corté con un troquel circular en cartulina negra y la dibujé con unos nuevos rotuladores que me cayeron a mi por el día de la madre anticipados (Amsterdan Acrylic Markers, la presentación en tubo y los colores preciosos, cubren la superficie muy bien y les están haciendo la competencia a mis queridos Posca)
Y así quedó.

 

Al principio pensé regalárselo con flores…

 

Pero después se me ocurrió la idea del foulard para completar el regalo. Así es que le añadí el papel de seda verde a modo de hojas recortado con tijera de formas y voilà!
 A mi madre le encantó, al principio creyó que el foulard era parte de la manualidad (un trapo o algo así, jeje) pero al sacarlo se sorprendió.
¡Espero que os haya gustado!